Solicitud enviada correctamente

Su mensaje ha sido enviado correctamente. Nos ponemos en contacto en 24 horas.

Contáctenos!

Fill the form below and one of our agents will contact you as soon as possible to guide you through your selection process.

Subscríbase a las actualizaciones

I've read and accepted the legal

Compare Listings

diciembre 27, 2017

Cómo crear una sociedad anónima o una sociedad de responsabilidad limitada (S.A. y S.L.) en España

Share on |

 

Cómo crear una sociedad anónima o una sociedad de responsabilidad limitada (S.A. y S.L.) en España

 

Al abrir o comprar una empresa en España, puede elegir su forma de organización jurídica, que será la más adecuada según el tipo de actividad económica, el tamaño del capital social y dependiendo de otros factores.

 

Sociedad de responsabilidad limitada (S.L.) en España

 

Una sociedad de responsabilidad limitada o S.L. en España (un análogo de LLC en Inglaterra) es una entidad legal la que es responsable de sus acciones. Los medios financieros de las sociedades de responsabilidad limitada son completamente independientes de las finanzas de sus propietarios, accionistas o empleados. Es decir, el máximo riesgo del director de una S.L. está limitado por el dinero que había invertido en la compañía. Sin embargo, él es responsable de los préstamos bancarios en caso de poner garantías personales para la empresa. Además, el negocio puede continuar a pesar de la renuncia, bancarrota, muerte de sus directores o accionistas. Una S.L. puede tener uno o más accionistas, y hasta el cierto punto parece ser más confiable para clientes potenciales, socios o inversores.

Las empresas privadas con responsabilidad limitada en España deben designar al menos un director, que también puede ser accionista de la misma empresa. En España, necesariamente tiene que ser el ciudadano de España (o de algún país de la Unión Europea) o el residente con un permiso de residencia permanente; y tener más de 16 años. El director de una sociedad de responsabilidad limitada privada es responsable de notificar a las autoridades pertinentes sobre los cambios en la estructura y la gestión de la empresa. El nombramiento de una secretaria de empresa es opcional.

El capital autorizado para el registro de una S.L. en España es de 3.006 euros. Sobre las ganancias corporativas recibidas se paga el impuesto corporativo. El director o los administradores de la empresa son sus empleados y, por lo tanto, deben pagar el impuesto sobre la renta de persona física (el IRPF) y las contribuciones al sistema de Seguridad Social en España. Los beneficios en una S.L. generalmente se distribuyen entre los accionistas como dividendos. Las acciones de la compañía no se pueden vender la bolsa de valores, como, por ejemplo, se puede hacer en caso de abrir una sociedad anónima (S.A.).

En el caso de la apertura de la S.L. en España, se vuelve relativamente fácil atraer inversionistas externos, vendiéndoles acciones de la compañía. Pero siempre debe tener cuidado al elegir a quién está permitiendo ser el accionista, ya que estas personas participarán en la gestión y administración de la empresa.

La creación de una compañía de responsabilidad limitada puede reducir el riesgo de pérdidas financieras personales, ya que éste generalmente se limita a la cantidad de la inversión en las garantías comerciales o personales para obtener financiamiento (por ejemplo, préstamos bancarios).

Si la empresa se declara en quiebra, los acreedores reciben los fondos recibidos de la venta de los activos de la compañía. Por lo general, los acreedores no tienen el derecho legal de exigir el pago de las deudas a los directores o accionistas de la empresa, a menos que estos proporcionaron garantías personales. En algunos casos, los directores pueden ser considerados personalmente responsables. Por ejemplo, si permiten que la empresa realice sus transacciones de forma fraudulenta o negligente, o cuando siga funcionando, estando insolvente.

La contabilidad fiscal de una S.L. en España es bastante simple, en los primeros tres años puede solicitar una “contabilidad simplificada de impuestos”.

Начинать бизнес с нуля всегда рискованно

 

Comenzar un negocio desde cero siempre es arriesgado

 

Sociedad anónima (S.A.) en España

 

Una sociedad anónima es principalmente una forma de organización empresarial pública y capitalista, en otras palabras, se presta más atención a la cantidad de capital aportado por cada accionista, más que a sus características personales. Por lo tanto, este es un tipo adecuado de empresa para realizar actividades que implican la presencia de un gran número de accionistas y, en consecuencia, de capital social.

La cantidad necesaria del capital social para establecer una S.A. es de 60.000 €.

La contabilidad fiscal de una S.A. es más complicada que de una S.L., ya que se necesita una auditoría anual de una asesoría independiente.

Mientras que en la creación de una S. L. hay flexibilidad en el nombramiento de la administración de la compañía, en una S.A. la administración está estrictamente regulada. Este trabajo generalmente es realizado por un grupo especial de profesionales que representan a todos los accionistas.

Puede elegir la forma de organización de S.A. en los siguientes casos:

  • Si desea vender acciones o bonos de la compañía públicamente o en la bolsa de valores.
  • Si la empresa es parte de una corporación o proyecto internacional (por ejemplo, inversión inmobiliaria).
  • Si desea crear una empresa en España que será no residente fiscal del país.

 

En otros casos, es mejor elegir la forma de organización de una S. L., que son la mayoría de las empresas en España.

На фото – офисный центр

Antes de elegir una forma legal de hacer negocios, sopese todos los pros y los contras

 

Etapas de la creación de una empresa en España:

 

Para crear una S.L. o S.A. de España los requisitos oficiales son esencialmente los mismos, incluido el registro de los estatutos de la empresa delante del notario y la libre elección de él, ya que a él se deben presentar todos los documentos.

Los pasos de la apertura de una compañía en España son varios:

  1. Registre el nombre de la compañía en el Registro Nacional Mercantil, asegurándose de que el nombre elegido sea único.
  2. Desarrolle los estatutos y los actos necesarios.
  3. Obtenga un número de identificación temporal de una persona jurídica (CIF).
  4. Consulte al notario y prepare los documentos necesarios para la firma.
  5. Pague la tasa de transferencia / impuesto de timbre.
  6. Firme documentos delante del notario.
  7. Registre la empresa en el Registro Mercantil local.
  8. Obtenga el número de identificación fiscal permanente para la empresa (CIF).

 

 

La forma legal elegida de hacer negocios en España dependerá del tipo de negocio, tamaño de la empresa, el riesgo financiero que está dispuesto a soportar, el número de accionistas, así como su situación fiscal en el país. En cualquier caso, dada la complejidad y la necesidad de registros en el sistema español fiscal de la empresa (incluso si no tiene movimientos financieros), le recomendamos que busque asesoramiento y ayuda de profesionales. De esta manera usted estará tranquilo y su negocio funcionará sin problemas.

Share on |

Latest tweets

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN PARA RECIBIR TODAS NOTÍCIAS

Os vamos a ofrecer las ofertas exclusivas del mercado (no spam)