Request was sended

Su mensaje ha sido enviado correctamente. Nos ponemos en contacto en 24 horas.

Contáctenos!

Fill the form below and one of our agents will contact you as soon as possible to guide you through your selection process.

Subscríbase a las actualizaciones

I've read and accepted the legal

Compare Listings

julio 25, 2017

Formas de abrir un negocio en España

Share on |
Formas de abrir un negocio en España

Negocios en España y sus formas organizativas y legales

 

Abrir una nueva compañía no es una tarea fácil, además si lo hace en un país extranjero, todo se vuelve un poco más complicado. Por lo tanto, es particularmente importante que usted se familiarice con antelación con las formas de organizar negocios en España, desde el punto de vista jurídico y organizativo, y así podrá evitar muchas dificultades en el futuro. Por otra parte, con una ayuda profesional adecuada el proceso de organización de un negocio puede llegar a ser mucho más fácil y claro.

El proceso de creación de una empresa puede ser dividido en unos pasos simples. Sin embargo, en todos los casos, se necesita un poco de determinación y persistencia e, idealmente, un administrador profesional o el abogado de habla rusa en España que le puede asesorar correctamente.

Hay que tener en cuenta que abrir su propia compañía en España tienen derecho todas las personas interesadas, incluidos los ciudadanos extranjeros. Para ello, es necesario seleccionar el nombre no utilizado anteriormente, tener 3.050 euros del capital social y firmar la constitución de una sociedad mercantil ante el notario. Sin embargo, gestionar y administrar esta empresa solo puede una persona que tiene la nacionalidad española, un ciudadano de la Unión Europea o un ciudadano de otro estado con un permiso de residencia permanente en España.

Las sociedades mercantiles (Autónomo, S.A., S.L., etc.)

Vamos a explicar las principales posibles formas de organización empresarial y la apertura de la empresa en España.

 

1. Empresario individual en España (autónomo)

 

Este es el tipo más fácil de negocio en términos de registro legal. Normalmente la usan los trabajadores autónomos o independientes (los llamados “freelance”). La compañía y la persona que dirige el negocio en este caso es lo mismo, por lo que el dueño del negocio no tiene que presentar las declaraciones de impuestos de una sociedad. El principal impuesto aquí es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, o el IRPF. Además, el empresario autónomo es responsable de todas las deudas de su empresa. En España hay una inversión financiera mínima para iniciar este tipo de negocio. El inconveniente para muchos trabajadores independientes en España es la cuota fija mensual que debe ser pagada, aunque durante el mes no se hayan obtenido ingresos.

 

2. Corporación (Sociedad Anónima o S.A.)

 

La corporación es una entidad legal en la cual el capital autorizado se divide según las aportaciones de cada socio. La denominación de la empresa en este caso deberá incluir la abreviatura «S.A.». Además, los propietarios responden por las deudas de la empresa no con las propiedades individuales, pero solo con la parte del capital que hayan invertido. En caso de abrir una S.L. existe la posibilidad de venta de acciones la que permite a los inversores pequeños participar en la gestión empresarial. Por lo tanto, usted puede contribuir a las empresas ya establecidas en España y recibir dividendos de sus actividades. Una sociedad limitada es, sin duda, una excelente oportunidad para invertir en España, si usted dispone de un capital pequeño. Sin embargo, debe conocer bien el mercado español para poder realizar estas operaciones.

 

3. Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L. o S.L.)

 

Es una entidad legal independiente en la que los propietarios no son responsables de las deudas de la empresa. Este tipo de negocio puede tener un número ilimitado de socios. Un ciudadano de cualquier país, incluso sin un permiso de residencia en España puede ser un socio, pero al mismo tiempo no puede ser un administrador o tener cualquier otra posición dirigente en la misma empresa. Toda empresa en España debe pagar el Impuesto sobre Sociedades. Por otra parte, sus acciones no pueden ser vendidos en la bolsa de valores, los socios existentes siempre tienen el derecho prioritario en la compra de sus acciones. Por lo tanto, no es tan fácil entrar en una empresa S.L. ya establecida en España, y no es el mejor tipo de organización desde el punto de vista jurídico, si en el futuro se planea atraer a los inversores adicionales.

 

Los ciudadanos extranjeros pueden establecer fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro en España. En este caso lo mejor es consultar a un especialista para la creación y apertura de una compañía en España, que le aconsejará adecuadamente a cerca de todos los trámites.

Share on |

Latest tweets

Le gustaría vender su propiedad?

Advertise it with Lusa Realty for a fast sale at the best possible price!

Envíanos su propiedad

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN PARA RECIBIR TODAS NOTÍCIAS

Os vamos a ofrecer las ofertas exclusivas del mercado (no spam)