En los años 90 los préstamos hipotecarios se concedían prácticamente a todos los solicitantes que compraban viviendas de nueva construcción, requiriendo presentar la documentación adecuada. En aquella época el tipo de interés era bastante alto: del 12,5 % al 14,5 % anual.

Entre finales de los 90 y principios de los 2000 tuvo lugar una brusca caída del interés anual hasta el 7 %. Con la llegada del boom de la construcción en España en el 2001 el interés bajó hasta 5-5,5 % anual y permaneció en este nivel hasta el 2005 – 2006.

La siguiente bajada (hasta 3,5 – 4,0 % anuales) ocurrió antes de la crisis del 2008. Después de su llegada y la bajada de EURIBOR (tipo de interés promedio del Banco Central Europeo) los tipos de interés hipotecario volvieron a bajar hasta el 2% y actualmente están a 1,75 – 2,5% dependiendo del banco.

Asimismo, durante la crisis de 2008 a 2014 los bancos introdujeron nuevos requerimientos a los solicitantes de hipoteca: presentar la declaración fiscal, títulos de propiedad, certificados de los bancos donde tienen las cuentas. A partir de este período los bancos empezaron a realizar comprobaciones de forma más ordenada y meticulosa. El capital del préstamo se redujo hasta el 50 – 60 % del precio de venta.

Nuestra compañía trabaja con los grandes bancos españoles: Banco Sabadell, BBVA y La Caixa. En los últimos años hemos logrado firmar con estos bancos acuerdos de intermediación. Acompañamos a nuestros clientes en el proceso de obtención de préstamos hipotecarios para la compra de inmuebles. En los últimos 10 años las hipotecas se concedieron al 100 % de nuestros clientes que las solicitaron.

Suscríbase a nuestro boletín para recibir todas noticias

Os vamos a ofrecer las ofertas exclusivas del mercado

Suscríbase al boletín